El ejército

Estaba en mi isla, que cojones, Menorca, y siempre me levantaba a las 10:13 sin despertador, curiosamente el 13 es el número que me ha acompañado desde entonces, se cree que es un número gafe, pero es un número mágico que significa el empezar de nuevo, como el cuervo, es numerología, los iluminati la utilizan mucho, incluso la presidenta del fondo Monetario internacional en una de sus declaraciones lo utilizó,

Significa el resurgir, el empezar de nuevo, hacía años que quería alistarme en el ejército y empezar, así que fui al gobierno militar, hice un examen y ahí estaba, en el regimiento más antiguo del mundo, el Inmemorial del Rey Núm 1, cuartel Alfonso XIII.

La unidad se componía del Cuartel General, que era Palacio de Cibeles, donde estaba la crema y los altos mandos del ejército, y batallón que era donde estaba yo.

Un cuartel antiguo, con sus historias macabras donde nos pasábamos el día desfilando, haciendo guardias y retenes de cocina.

Nada más llegar me mosqueé porque estaba en el peor agujero del mundo y me cargué un cristal, no solo el arresto, si no los ocho años de mala suerte por haberlo roto, de aquella era algo supersticioso así que me lo metí en el subconsciente, el arresto al final, un capitán valenciano me lo anuló, recuerdo que era un gran militar, miraba por sus soldados, no como el que tenía en la primera compañía, que era un descerebrado, peor que yo, disfrutaba arrestando, cinco minutos tarde, cinco días de arresto, llevas las patillas largas, arrestado, y así por cualquier tontería, recuerdo irme a Alicante a un desfile de las fuerzas Armadas y coger todos los trajes menos el mío, llegar ahí y decir… “me lo han robado mi sgto1°”, “ya ya… 15 días de arresto…

En ese momento aproveché para sacarme el carnet de conducir, de hecho aprobé a la primera todo.

Los compañeros iban todos a los suyo menos 3 o 4 con los que hice buena amistad, y al final a día de hoy aún vamos hablando, uno es policía Nacional y el otro es picaor, como el abuelo, me suele hacer videoconferencias, alguna cuando va todo ciego de after en su casa jajajaja

Nos dejaba el Opel cadett para irnos de comedia por Madrid.

En esos tiempos me compré un fiat coupé, alias la machine, rojo Ferrari, decir que me lo robaron dos veces, las dos apareció destrozado, más las veces que me la pegué yo, tenemos sospechas que el expropietario era un actor porno y que el coche tenía la testosterona por las nubes.

2 comentarios sobre “El ejército

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s